lunes, 16 de julio de 2012

Adoración y Adicción

Las personas nos convertimos en algo parecido a aquello que adoramos, y normalmente adoramos a aquellas cosas que nos causan adiccion.

Introducción

Hay un versículo en la biblia que a mi punto de vista describe de una manera excelente lo que es la adoración:

"Uno de los maestros de la ley se acercó y los oyó discutiendo. Al ver lo bien que Jesús les había contestado, le preguntó:
—De todos los mandamientos, ¿cuál es el más importante?
—El más importante es: Oye, Israel. El Señor nuestro Dios es el único Señor —contestó Jesús—. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas." Marcos 12:28-30


Jesús nos enseña que el principal mandamiento es amar al Señor con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas, esto es la verdadera adoración.

Si amo al Señor con todo mi corazón significa que lo que mas amo en el mundo debe ser El, si lo amo con toda mi alma significa que mis sentimientos deben estar sujetos a El, si lo amo con toda mi mente significa que mis pensamientos deben girar en torno a El y si lo adoro con todas mis fuerzas significa que el fruto de mi trabajo, de mi dinero y aun de mis tiempos de recreación deben estar  dirigidos por El.

Nos convertimos en algo parecido a aquello que adoramos.

—¡Vete, Satanás! —le dijo Jesús—. Porque escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.” Mateo 4:10

El Señor desea que lo adoremos a El solamente, sin embargo muchas veces rendimos adoración a otras cosas, y esto nos lleva a ser parecidos a ellas. Si adoras el dinero te volverás codicioso, si adoras al sexo te volverás lujurioso. Podemos adorar casi cualquier cosa.

Una de las definiciones de Adorar en hebreo es rendirse, caer en sumisión de la manera en que nos humillaríamos ante un rey:

“Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor.” Salmos 95:6

Pablo nos dice que nuestra adoración es una ofrenda de nuestro cuerpo.

“Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.” Romanos 12:1

Esto quiere decir que nosotros adoramos a aquello bajo lo que estamos en sumisión y a aquello a lo que entregamos nuestras fuerzas, y según la biblia, adorar a algo que no sea Dios se le llama idolatría y por increíble que parezca es que todos nos sentimos atraídos a adorar a algo o alguien que no sea el Dios viviente.

La Idolatría nos hace adictos.

La idolatría va ligada con una adicción, por lo tanto si queremos ser libres de la idolatría primeramente debemos entender lo que es una adicción.

Una adicción se da cuando apegamos nuestro deseo a algo o alguien que nos controla.

El Dr. Gerald May dice: “Todos somos adictos en el sentido estricto de la palabra”. Si partimos de esa definición significa también que todos somos idolatras, tal vez puedas decir que eso no es cierto, pero eso te llevaría a la primera etapa de una adicción, la negación.

El psicólogo John Bradshaw dice que la mayoría de nosotros hemos venido de familias disfuncionales y a lo largo de nuestra vida hemos sufrido abusos físicos, emocionales e incluso sexuales, la mayoría vivimos con mucho dolor y esto causa que tengamos un agujero en el alma que debemos llenar con algo para sanar, y todo lo que metamos ahí es un imán para las adicciones.

La idolatría es el tema, la adicción es el resultado, y esto lo podemos entender con las 3 C:

  • La idolatría comienza con el deseo de Consumir algo.
  • Esto nos lleva a perder el Control.
  • Lo cual termina en el uso Continuo.

Por ejemplo, cuando alguien tiene un problema puede formar una dependencia con el alcohol, el sentirse triste puede llevarlo a desear consumir, cuanto mas lo usa mas lo desea, lo que lo lleva a perder el control y terminar en el camino de beber continuamente y convertirse en un alcohólico, teniendo un patrón de uso continuo.

Cuando algo se vuelve obsesión, ahí tenemos un ídolo. Sea cual sea el objeto de nuestra adicción tenemos un ídolo, nos preocupa, lo deseamos, estamos a su servicio.

La biblia nos enseña que con nuestros ídolos no solo deshonramos a Dios sino que también perdemos nuestra humanidad, quien se hace un ídolo, se vuelve como tal.

“Pero sus ídolos son de oro y plata, producto de manos humanas.
Tienen boca, pero no pueden hablar; ojos, pero no pueden ver; tienen oídos, pero no pueden oír; nariz, pero no pueden oler; tienen manos, pero no pueden palpar; pies, pero no pueden andar; ¡ni un solo sonido emite su garganta! Semejantes a ellos son sus hacedores, y todos los que confían en ellos.” Salmos 115:4-8


Y hay otro versículo que es impactante, Dios mismo nos pregunta si hayamos algo malo en El para habernos alejado de Él para ir en pos de los ídolos:

“Así dice el Señor: «¿Qué injusticia vieron en mí sus antepasados, que se alejaron tanto de mí? Se fueron tras lo que nada vale, y en nada se convirtieron.” Jeremias 2:5

Características de la idolatría.

Una vez que hemos entendido que cualquier adicción es un ídolo, analicemos algunas cosas de la idolatría.

  1. Los ídolos son perversiones del bien.
    Por ejemplo, el sexo es bueno según el plan de Dios (en el matrimonio), pero como ídolo nos degrada y nos esclaviza.
  2. Los ídolos nos ensalzan (exaltan).
    Cuando adoramos un ídolo sentimos que tenemos 3 metros de alto y nadie nos puede vencer.
  3. Los ídolos exigen sacrificio.
    Cualquier adicción nos hace invertir en ella tiempo, dinero, energías integridad.
  4. Creamos una ideología para justificar nuestros ídolos.
  5. Los ídolos nos esclavizan, exigen nuestras vidas.

Pablo enseña que detrás de los ídolos hay demonios ocultos (1 Corintios 10:19-20).

Como librarnos de la idolatría.

Si nos convertimos en algo parecido a aquello que adoramos, el camino para salir de la idolatría es renunciar a nuestros ídolos y volvernos al Dios viviente.

Una vez que renunciamos a nuestros ídolos volveremos a tener el agujero en el alma que nos llevo a ellos, sin embargo esta vez deberemos pedir al Espíritu Santo que llene ese vacío y por medio de la adoración a Dios seremos llenos con su presencia.

Debemos entender que a través del sacrificio de Cristo tenemos libre entrada a la presencia de Dios por lo que no debemos sentirnos avergonzados o culpables, Cristo ya pago por todo nuestro mal.

Tenemos la opción de elegir:
  • Si adoramos al trabajo nos volveremos inquietos
  • Si adoramos las drogas terminaremos consumidos.
  • Si adoramos a las personas nos volveremos dependientes.
  • Si adoramos a Jesús, nos pareceremos cada vez mas a El.

“Ellos mismos cuentan de lo bien que ustedes nos recibieron, y de cómo se convirtieron a Dios dejando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero, 10 y esperar del cielo a Jesús, su Hijo a quien resucitó, que nos libra del castigo venidero.” 1 Tesalonicenses 1:9-10

Bibliografía:

Lo que todo adorador debe saber.
Matt Reedman
Capitulo: "Adoración y Adiccion" por Don Williams
Editorial Peniel