lunes, 12 de diciembre de 2011

¿Que tipo de árbol eres?

Dios, a través de la biblia, en repetidas ocasiones nos compara con árboles de diversos tipos, y en especial en el huerto del Eden había dos tipos de árboles principales, el árbol de la vida, y el árbol del conocimiento del bien y del mal (Génesis 2:9), ¿Que tipo de árbol eres tu? ¿Tu fruto da vida, o solo da conocimiento del bien y del mal? 



Veamos algunos ejemplos en donde somos comparados con árboles:

  • Los que confiamos en el Señor somos como árboles plantados junto a las aguas que dan fruto en su tiempo (Salmos 1).
  • Los justos florecerán como la palmera y crecerán como los cedros del libano. (Salmos 92:12)
  • Jesús es la vid y nosotros somos los pámpanos. (Juan 15:5)
  • Jesús dijo que nos iban a conocer por nuestros frutos y el árbol que no da buen fruto es cortado y hachado al fuego (Mateo 7:15-20)
Cuando aceptamos a Jesús como nuestro Señor y salvador recibimos el regalo de la vida eterna, pero es en esta nueva vida donde Jesús espera de nosotros una vida llena de buen fruto, un fruto que de vida y no solo conocimiento del bien y del mal.

¿Como es esto? Muchas veces como hijos de Dios llenamos nuestra vida únicamente de conocimiento, sabemos la palabra de Dios de principio a fin, conocemos lo que a Dios le agrada y lo que no, conocemos de Doctrinas y teologías pero a la hora de analizar nuestra vida, ese conocimiento nunca es llevado a la práctica, siendo nuestras acciones todo lo contrario a nuestro conocimiento, y al dar testimonio a otros no impartimos mas que eso, conocimiento del bien y del mal.

Sin embargo, cuando nuestra vida es llena de la presencia de Dios y el conocimiento que hemos adquirido a través de nuestra relación con Dios lo llevamos a la práctica nuestro fruto es un fruto que da vida, pues hemos sido llamados a servir a los demás, a alcanzar a los perdidos, a hacer discípulos (Mateo 28:19-20), Jesús nos prometio darnos vida, y vida en abundancia (Juan 10:10) y es justamente a esas personas que están perdidas a las que debemos llevar ese fruto de vida, y no solo presentarles lo que es bueno y lo que es malo.

Como ejemplo para terminar, a mi cuando me predicaron por primera vez me juzgaron por mis pecados, y me dijeron que mi vida no era agradable a Dios, pero no me mostraron el amor y el perdón que Cristo me había dado en la cruz, el cual ya había pagado justamente por esos pecados, ¿Notas la diferencia entre transmitir vida y transmitir conocimiento del bien y del mal?

Espero haberte retado un poco por esta breve reflexión y públicamente quiero agradecer a Bob Sorge (Un gran siervo de Dios) por haberme retado al haber publicado un tweet al respecto del tema.

P.D.
  • El fruto del justo es árbol de vida (Proverbios 11:30)
  • La lengua apacible es árbol de vida (Proverbios 15:14)