viernes, 21 de octubre de 2011

Moldeame

Dios tiene un horno en el cual prueba nuestros corazones (Proverbios 17:3), con su fuego purifica cada parte de nosotros a fin de sacar lo mas valioso y consumir lo que no es digno. Pero el proceso no es facil, Dios usa la adversidad para crear en nosotros fé para mostrarnos quien es Él (Romanos 5:3-5).

Siempre, desde que leí en la biblia que sin fé es imposible agradar a Dios, que tenemos una medida de fé y que nuestra fé puede crecer lo relacione con algo que es el sueño de toda mi vida, tal vez me equivoque pero si la biblia dice que sin fé es imposible agradar a Dios, pense que lo inversamente proporcional, es que teniendo fé es imposible no agradarle, entonces si yo tengo una medida de fé, que por cierto puede crecer, yo quiero tener más para agradarle mas a mi Dios.

Mediante la prueba el Señor moldea nuestros corazones, para que lleguemos a ser más parecidos a lo que Él quiere. Como si fuéramos arcilla sin forma alguna, con sus manos amorosamente comienza su obra, en este proceso el dolor provocado nos orilla a tener fé (1 Pedro 1:7).

Cuando el Señor nos dice en su palabra, que para los que lo amamos hasta las cosas malas nos ayudan a bien lo dice en serio, pues si usamos lo que esta en nuestra contra y a pesar de todo tenemos fé, entonces la situación adversa estará trabajando a nuestro favor. Pienso que tiene mayor merito delante de Dios creer mientras caminamos en el valle de sombra, que cuando estamos en delicados pastos, pues es cuando más cercanos estamos a tomar la forma que Dios quiere para nosotros.

Cuando Dios nos moldea a través de pruebas nos lleva a estar mas cerca de la perfección y de la integridad.

"Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna."
Santiago 1:3-4 (RVR60)

Al pasar la prueba podemos entender mejor  el plan de Dios para nuestras vidas y por ello vivir conscientes de que todo cuanto tenemos y cada cosa que hacemos debe tener el único fin de agradar a nuestro Señor.

"Y todo lo que hagan, ya sea de palabra o de hecho, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él"
Colosenses 3:17 (RVC)


Moldeame (Petra)