sábado, 24 de septiembre de 2011

Te invito a unirte a una noble causa (PUVLB)

Si yo hubiera recurrido a la prudencia antes de aventurarme a hacer muchas cosas me habría evitado muchos descalabros.

Cuando un niño es pequeño no mide los riesgos que toma y sube alturas peligrosas, trepa objetos inestables y manipula objetos filosos; después suceden los accidentes. Apenas recordaba cuando tenía 7 añitos  y me pareció entretenido jugar con el alambre de púas de una cerca; el día de hoy, ni de chiste lo haría, mucho menos dejaría que mis hijos lo hicieran.

De manera similar opera la prudencia, Dios conoce las consecuencias que nos pueden acarrear  una palabra dicha de manera inoportuna, un gesto de descontento o una mala actitud. Tomar una mala decisión nos puede meter en problemas, pero si acudimos a la prudencia dejamos que el Espíritu Santo nos avise del peligro inminente de cometer  una BURRADA.


Entendiendo esto decidí unirme a la campaña   PUVLB “Por Una Vida Libre de Burradas” cuyo lema es “+ prudencia, - burradas”. Y es que a menudo, es en las pequeñas cosas cotidianas donde soy más propensa a meter la pata, eso no quiere decir que no cuide mi salvación con temor y temblor, o que no busque la santidad, claro que no. Pero son esos pequeños detallitos que me permito los que me acarrean problemas con más frecuencia.

¿Qué hubiera sido de Nehemías si no hubiera actuado con prudencia, y se hubiera ido a esconder como lo planearon Tobías y Sanbalat (Nehemías 6:10-13)? Si él hubiera huido, entonces el pueblo hubiera tenido algo que reprocharle. Si no actúo con prudencia doy lugar a que  se admita reproche en contra mía, y eso es algo que no quiero.

Me despido invitándolos a ustedes queridos amigos a que se unan conmigo a esta campaña y adoptemos como nuestro Proverbios 2:1-5. (Búsquenlo eh). 


Bendiciones.