lunes, 31 de enero de 2011

¿Como nace un paradigma?

Les comparto una pequeña historia acerca de lo que es un paradigma, para que cambiemos nuestra manera de pensar.

 Se cuenta que un grupo de científicos puso en una jaula grande a 3 changos, en medio de la jaula había una escalera, y en la cima de la escalera un plátano, resulta que cuando un chango subía a comer el plátano, a los otros dos changos se les disparaba agua a alta presión que los mojaba y los lastimaba, pasado el tiempo los changos llegaron a la conclusión de que ninguno iba a subir por el plátano, y cuando a alguno lo vencía la tentación los otros dos lo bajaban y lo golpeaban hasta que se le quitaran las ganas.

Resulta ser que un día quitaron un chango y lo sustituyeron por uno nuevo, este trato de ir por el plátano, por lo que los otros inmediatamente lo golpearon, el chango jamás supo el por que de la golpiza, y después de varios intentos desistió de subir por el.

Luego sustituyeron a otro de los primeros, el nuevo intento ir por el plátano, a lo que los otros dos, incluido el chango nuevo que nunca supo por que lo golpearon reacciono y participo activamente en la golpiza del novato, hasta que aprendió la lección.

Tiempo después sustituyeron al último, quedando solo 3 changos que jamás recibieron el chorro de agua, el nuevo intento subir por el plátano y los otros dos lo golpearon, hasta que desistió.

Seguramente si les hubieran preguntado el por que de la golpiza la respuesta hubiera sido “No se, pero aquí las cosas siempre han sido asi”.

¿Te identificas con los changuitos?

Moraleja: Debemos analizar si lo que estamos haciendo en nuestra vida o en nuestro servicio a Dios es lo mas adecuado, o si solo lo hacemos por que así nos dijeron que era, no esperemos resultados diferentes haciendo lo mismo de siempre, busquemos el rostro de Dios en la intimidad para que podamos conocer su verdadera voluntad, renovar nuestra mente y así podamos ser exitosos en todo lo que emprendamos.


"Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad." 

Efesios 4:22-24 (Nueva Versión Internacional)