martes, 12 de octubre de 2010

¿Cual es mi propósito?

Todos fuimos hechos por Dios por una razón, fuimos hechos para la alabanza de su gloria, sin embargo, como miembros del cuerpo de Cristo cada uno de nosotros tiene una función distinta, esto nos lleva a reflexionar en la pregunta ¿Cual es mi propósito?

Leamos el siguiente pasaje en la biblia:

Mateo 25:14-30

Esta historia nos cuenta de un hombre que le encarga sus bienes a 3 de sus siervos, entregándole a cada uno una cierta cantidad de talentos (1 talento = 1000 monedas de oro), pasado un tiempo el hombre regresa y pide cuentas, premiando a los siervos que multiplicaron su dinero y reprendiendo al siervo que lo escondió y no hizo nada para multiplicarlo.

Dios te ha encargado sus bienes a ti, ha puesto en ti talentos, habilidades, responsabilidades, sueños y estas aquí para multiplicarlos, pero para ello primero tienes que descubrir tu propósito, muchos de nosotros no hemos descubierto el propósito de nuestra vida y algunos otros hemos sido llamados a hacer algo por Dios y creemos que por que ya empezamos a hacerlo el propósito ya se cumplió y no buscamos mas allá sino que nos conformamos.

Déjame explicarme mejor, es probable que tu que estas leyendo esto estés sirviendo al Señor en alguna área, quizá diriges la alabanza en tu iglesia, o cantas en el coro, o quizá eres líder de un gupo en casa y crees que por que estas haciendo lo que Dios te mando estas cumpliendo el propósito para tu vida, déjame decirte que estas equivocado, leamos una escritura mas antes de profundizar en el tema:


Lucas 17:7-10 (Nueva Versión Internacional)
»Supongamos que uno de ustedes tiene un siervo que ha estado arando el campo o cuidando las ovejas. Cuando el siervo regresa del campo, ¿acaso se le dice: "Ven en seguida a sentarte a la mesa" ? ¿No se le diría más bien: "Prepárame la comida y cámbiate de ropa para atenderme mientras yo ceno; después tú podrás cenar" ? ¿Acaso se le darían las gracias al siervo por haber hecho lo que se le mandó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les ha mandado, deben decir: "Somos siervos inútiles; no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber."

Cuando Dios nos manda a hacer algo y simplemente lo hacemos, debemos entender que somo siervos inútiles, eso me pone a pensar que si Dios me manda a hacer algo y no lo hago, o lo hago mal ni siquiera obtengo el grado de "inutil", entonces  ¿que soy?.

Regresemos a la primer historia, el siervo que fue hechado fuera por esconder el dinero si cumplio con lo que se le ordeno, pues se le ordeno cuidar el dinero y eso hizo, sin embargo su Señor lo llama inutil, los dos primeros por iniciativa propia multiplicaron el dinero de su Señor y se lo entregaron, estos son los que fueron llamados "siervos fieles".

Debes entender que tu proposito va mas alla de lo que imaginas o de lo que tienes actualmente, si Dios te llamo a cantar en el coro debes ir mas allá, si te mando a cuidar de un grupo en casa debes ir mas allá, sea lo que sea que estés haciendo debes preguntarle a Dios cual es el propósito de lo que El te mando a hacer, y una vez que lo descubras debes luchar por ese propósito confiando en que Dios te va a respaldar.

Tal vez tu propósito sea componer cantos que impacten al mundo, o tal vez llevar la palabra a las naciones, o incluso ser un empresario que bendiga con empleos a otras personas, solo recuerda que unicamente los que descubren su proposito pueden alcanzarlo.

Si aun no sabes cual es tu proposito en esta vida pidele a Dios que te lo muestre, y si ya lo sabes y has empezado a caminar en el no te conformes, la clave para alcanzarlo es la fidelidad, realiza con excelencia tu labor y haz mas de lo que se te ha pedido, recuerda que si eres fiel en lo poco, Dios te pondra sobre mucho y podrás entrar en el gozo de tu Señor.